Halasana o Postura del Arado

Halasana también conocida como la postura del Arado, está dentro de las posiciones de yoga conocidas como invertidas. Ya que el corazón se sitúa por encima de la cabeza.

Esta pose de yoga es una de las invertidas más fáciles de realizar. Se usa mucho en yoga para principiantes. 

Hoy explicaremos esta postura y también algunas variantes que pueden ayudar a aquellas personas que no pueden entrar en la postura completa. 

Significado de Halasana

El nombre de Halasana viene de la palabra en sánscrito: asana, que es postura, y hala es arado. Por lo que en nuestro idioma queda como postura del Arado.

Esta pose de yoga suele venir acompañada de Sarvangasana, ya que se pueden hacer las dos, una seguida de la otra. 

Imagen de Halasana

Postura del Arado

Como hacer Sarvangasana paso a paso

La postura del arado tiene varias maneras de entrar en ella. Nosotros explicaremos las dos más usadas.

Entrar en Halasana desde Savasana

  1. Colócate en Savasana, que es tumbando en el suelo con las piernas y brazos estirados a lo largo de la esterilla.
  2. Flexiona tus rodillas colocando las plantas de los pies en tu esterilla.
  3. Ahora tienes que elevar tus caderas por encima de tu cabeza, despegando la espalda del suelo.
  4. Para hacer el paso anterior, puedes rodar sobre tu columna vertebral para coger impulso.
  5. Para mantener el equilibrio, coloca rapidamente los codos firmes en el suelo y sujétate con tus manos por las caderas.
  6. Una vez ahí, lleva tus piernas por encima de tu torso y estiramos. Con suavidad y fuerza abdominal apoya tus pies en el suelo.
  7. Solo te queda soltarte las caderas y estirar tus brazos a lo largo de la esterilla. Entrelazando los dedos de tus manos entre si, con los pulgares hacia arriba.
  8. Ya estás dentre de la postura, ahora solo te queda mantener en ella con respiraciones profundas. Intenta ajustarte en ella y profundizando más con exhalaciones. No fuerces la postura, siempre escucha tu cuerpo. 

Entrar en Halasana desde Sarvangasana o pustura de la vela

Para poder entrar desde la figura de la vela, lo primero es saber hacerla. Por ello te recomendamos que primero entres en nuestro artículo de Sarvangasana, donde explicamos como se realiza.

Sabiendo esto, ya estamos listo para entrar a Halasana de esta forma.

  1. Nos colocamos en Sarvangasana.
  2. Con el abdomen y cuadricep activos, vamos bajando las piernas completamente estiradas por detrás de tu cabeza.
  3. Con las exhalaciones profundizamos más, intentando llevar los pies a la esterilla.
  4. Cuando tus pies lleguen a la esterilla, suéltate la espalda estira los brazos a lo largo de la esterilla. Entrelazando tus dedos, con los pulgares apuntando hacia arriba.
  5. Ya estás dentre de la postura, ahora solo te queda mantener en ella con respiraciones profundas. Intenta ajustarte en ella y profundizando más con exhalaciones. No fuerces la postura, siempre escucha tu cuerpo. 

Salir de la postura del Arado

Para salir de la pose del Arado, tienes que estirar tus brazos a lo largo de la esterilla, activar el abdomen y tus piernas.

A partir de ahí, vas rodando con tu columna vertebral hacia delante hasta que tu cadera llegue al suelo

A partir de ahi llevas los pies al suelo completamente estirados y con fuerza abdominal para que no caigan bruscamente.

Variante de Halasana

Primero vamos a hablar de una variante para aquellas personas que recién empiezan en Yoga y que no pueden entrar en la figura del arado completa.

Posterior mente nombraremos algunas variantes para aquellas personas que quieran un poco más de intensidad en la postura.

Variante Sencilla 

Al entrar a Halasana, si no te llegan los pies al suelo, abre los pies entre si, lo más que puedas. Sigue con las piernas estiradas y no sueltes las manos de tus caderas. Y con fuerza adominal, mantente en esta posición con respiraciones prufundas por la nariz.

Si te cuesta mantenerte en esta posición, pon un bloque de yoga o incluso una silla para apoyar tus pies.

Variante Intensa

Para hacer esta variante de yoga, primero tienes que entrar en la postura completa del Arado.

Una vez ahí, estira tus brazo a lo largo de tu esterilla por encima de tu cabeza, dirección a tus pies.

Si es fácil para ti, puedes agarrar tus pies con tus manos por la parte externa.

Y si para ti es fácil aguantar en esta pose, abre tus piernas entre si lo más que puedas, sin soltar tus las manos y sin flexionar tus rodillas. Esta postura se llama Prasarita Halasana.

Padma Halasana

Para hacer esta postura de yoga tienes que hacer Halasana, pero en vez de hacerlo con tus piernas estiradas, tienes que ponerlas en posición del loto.

Beneficios de Halasana

Los beneficios que se obtienen con la práctica de la postura del Arado son los siguientes:

  • Al ser una postura de yoga invertida, hace que el cerebro reciba riego sanguíneo, por lo tanto lo oxigenamos.
  • Mejoramos en nuestra digestión.
  • Mejoramos el equilibrio en tu cuerpo.
  • Fortalecemos y tonificamos sobre todo los hombros.
  • Al tener las piernas y el abdomen activos también los fortalecemos.
  • Mejora nuestra flexibilidad y fortaleza en cuello y columna vertebral.
  • Preparamos a nuestro cuerpo para poder realizar posturas invertidas más complejas.
  • Mejora la circulación sanguínea de nuestro cuerpo.
  • Calmamos la mente y nos liberamos del estrés poco a poco, aumentando nuestra confianza.

Halasana

 

Como ya mencionamos anterior mente, esta postura, suele venir acompañada con Sarvangasana. A continuación te dejo un artículo sobre como realizar la postura de la vela, para que empieces a practicarla desde hoy mismo.

Si te ha gustado este post puedes dejarnos un comentario dándonos tu opinión,  y si estás interesado en conocer y aprender más posturas de yoga puedes entrar en nuestra página, Posturas de Yoga.

Si quieres saber más sobre yoga, puedes entrar en nuestra página principal de yogi viajero, donde tenemos más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *