Kakasana o Postura del Cuervo

Kakasana

Kakasana también conocida como la postura del Cuervo, es una figura de yoga conocida como posturas invertidas. Donde pones tu cuerpo boca abajo, y tu corazón queda por encima de tu cabeza.

Esta Pose de yoga requiere trabajar mucho el equilibrio, para poder entrar en ella. Con la práctica no hay nada que no se pueda conseguir.

En Yogi Viajero te explicaremos como hacer esta asana y como ir entrando a esta posición poco a poco. Hablaremos también de algunas de sus variantes y de los beneficios que se obtienen.

Significado de Kakasana

El nombre de Kakasana viene de las palabras en sánscrito: asana, que es postura, y kaka es Cuervo. Por lo que en nuestro idioma queda como postura del cuervo.

Esta posición de yoga que suele confundir mucho con Bakasana, la postura de la grulla, ya que son muy parecidas. La diferencia que hay a la vista son los brazos. Una es con los brazos flexionados y la otra completamente estirados.

Imagen de Kakasana

Postura del Cuervo

Como hacer Kakasana paso a paso

Antes de empezar a explicar como realizar Kakasana, hay que decir que esta postura de yoga es complicada de hacer. Requiere fuerza de brazos, equilibrio y mucha práctica con muchos intentos.

Pero no desesperes. Si eres principiante en el yoga, nosotros te recomendamos que leas la variante para principiantes que mostramos en este artículo. Donde te mostramos la forma adecuada para ir entrando a la postura poco a poco, y con la práctica lograrás entrar en la postura completa.

Una vez dicho esto, empezamos a explicar en como hacer la postura del cuervo paso a paso:

1. Nos colocamos de cuclillas en nuestra esterilla. con las piernas un poco más abierta de las alturas de las caderas.

2. Apoyamos las palmas de las manos en la esterilla justo delante nuestra, que queden a la altura de los hombros.

3. lleva tu cuerpo hacia adelante hasta que tus hombros adelantan ligeramente tus muñecas.

4. Coloca tus rodillas sobre tus brazos, que están ligeramente flexionados. Entre más lleves las rodillas hacia tus axilas, más trabajas y más intensa es la postura.

5. Lleva tu mirada a un punto fijo hacia el suelo y a un metro de ti. Te ayudará a mantener el equilibrio.

6. Sin apartar tu mirada de ese punto fijo, eleva tus pies del suelo, quedándote en el suelo solo con el apoyo de tus manos.

7. Ya estás dentro de la postura del cuervo. Ahora te queda mantenerte en la pose con respiraciones profundas por la nariz, y centrado en tu punto fijo.

La base para hacer esta postura está en equilibrio. Aunque también requiere cierta fuerza en tus brazos, ya que llevas todo tu peso sobre tus muñecas.

Variantes de la Postura del Cuervo

Para la postura del cuervo, hablaremos de dos variantes. Una para principiantes y otra para los más avanzados en el yoga y que buscan un poco más de intensidad.

Variante para Principiantes:

Con esta variante, irás adquiriendo la fuerza en los brazos y el equilibrio necesario para realizar la postura completa. Consiste en ir realizando una serie de pasos hasta que entres en la pose completa.

Los primeros pasos son los mismos que la postura completa. Pero a la hora de elevar los pies del suelo, solo vas a elevar uno, y mantente un rato en esa posición. Después bajas el pie y elevas el otro, y así vas alternando de un pie a otro.

Cuando vayas obteniendo seguridad y más fuerza en los brazos, intenta elevar los dos pies y mantener unos segundos.

Al principio puedes ayudarte con un bloque de yoga, colocándolo de apoyo para tu cabeza. Así compartes peso de tus brazos con tu cabeza.

Con la práctica y realizando estos ejercicios de yoga podrás lograr entrar en Kakasana, y aguantar en la postura.

Variante para avanzados: 

Para aquellos que pueden realizar Kakasana y quieren un poco más de intensidad en la postura, traemos esta variante. Donde se requiere más fuerza en brazos y abdomen, y mayor equilibrio.

Primero que nada entra en la postura del cuervo completa. Una vez ahí, estira tu pie derecho y llévalo hacia arriba y atrás. Sigues apoyado en el suelo con las dos manos, pero solo tu rodilla izquierda apoya sobre tu axila izquierda.

Ahora solo te queda practicar y practicar hasta que te mantengas en esta variante. Y recuerda siempre respirando profundamente por la nariz.

Beneficios de Kakasana

Los beneficios que se obtienen con la práctica de la postura del Cuervo son los siguientes:

Al ser una postura de yoga invertida, hace que el cerebro reciba riego sanguíneo, por lo tanto lo oxigenamos.

♥ Podemos conseguir una mayor concentración en nuestro día a día.

♥ Mejoras el equilibrio en tu cuerpo.

♥ Fortalecemos y tonificamos Nuestros brazos, al llevar nuestro peso sobre ellos.

♥ Al tener el abdomen activos también los fortalecemos, al igual que el pectoral y los músculos de la espalda.

♥ También trabajamos bastante las articulaciones de las muñecas, por lo que con el tiempo se irán fortaleciendo.

♥ Preparamos a nuestro cuerpo para poder realizar posturas invertidas más complejas.

♥ Aumenta nuestra autoconfianza y nos liberamos de nuestro estrés calmando nuestra mente.

♥ Mejora nuestra capacidad pulmonar al mantener las respiraciones profundas.

Pose del Cuervo

 

Te recomendamos que practiques la postura de la vela, conocida como la madre de las posturas invertidas. Así te irás acostumbrando a mantener el equilibrio en este tipo de poses. A continuación te dejo un artículo de la postura de la vela, para que empieces a practicarla desde hoy mismo.

Si te ha gustado este post puedes dejarnos un comentario dándonos tu opinión,  y si estás interesado en conocer y aprender más posturas de yoga puedes entrar en nuestra página, Posturas de Yoga.

Si quieres saber más sobre yoga, puedes entrar en nuestra página principal de yogi viajero, donde tenemos más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *